Apple podría liberar iPhone OS para instalarse en otros Smartphone

De acuerdo con una de las ofertas de trabajo que Apple ha publicado en su propio sitio web, la compañía estaría buscando un ingeniero para encargarse de incorporar iPhone OS en nuevas plataformas.
En la descripción del puesto de trabajo se anuncia de que esta persona deberá supervisar todos los aspectos que tienen que ver con el sistema operativo (controladores, firmware, compatibilidad y robustez, entre otros aspectos). Otro de los aspectos interesantes que nos encontramos en la nota es que el candidato deberá coordinar y supervisar al equipo de software y al de hardware, concretamente el del chip A4, lo que nos confirma que los próximos iPhones contarán con el nuevo procesador que Apple presentó en el iPad.

Desde luego, el hecho de poder contar con iPhone OS en otras plataformas o terminales sería, sin duda, una gran noticia, ya que incrementaría el nivel de competitividad y abriría la puerta a otros fabricantes multiplataforma, como HTC, Motorola o LG, lo integrasen en sus futuros productos.

La primera ventaja en este sentido es que Apple incrementaría de forma sustancial su cuota de mercado en el segmento de las plataformas móviles, lo que, a su vez, fomentaría el crecimiento de su App Store y sus aplicaciones.

No obstante, por otra parte, Apple históricamente se ha mostrado reticente a dejar abierta la posibilidad de que otros integren sus productos (véase el caso de su sistema operativo de escritorio, Mac OS X, o incluso en la fabricación de hardware, ya que Apple no aprueba que haya ordenadores Mac clónicos).

HTC Bravo y Google Nexus One, ¿hermanos de sangre?

HTC Bravo, uno de los próximos terminales del fabricante taiwanés, tiene un parecido asombroso con Google Nexus One. Recordemos que HTC fue la firma escogida por Google para manufacturar su primer Smartphone, por lo tanto, muchos han aprovechar esta, llamémosla, coincidencia, para poner el grito en el cielo.

Cierto es que HTC Bravo no verá la luz hasta marzo (y se comercializará en el Reino Unido con T-Mobile), pero la similitud estética y que esté basado en Android 2.1 hacen inevitable las comparaciones.

Las diferencias entre ambos vienen marcadas por que HTC Bravo tiene más botones físicos, pero lo cierto es que si entramos a comparar las especificaciones de ambos modelos, obtenemos un gran parecido razonable, ya que el terminal de HTC luce una pantalla multi táctil AMOLED de 3,7 pulgadas con resolución WXGA, 512 MB de RAM, cámara de 5 megapíxeles, 3G, WiFi y GPS y un procesador Snapdragon de Qualcomm (a 1 GHz).

En cualquier caso, lo cierto es que tanto a nivel de características como estético, lo cierto es que ambos modelos son bastante similares, y dan pie a interpretaciones maliciosas. ¿vosotros qué pensáis?

HTC Supersonic A9292, ¿primer Android 3.0 y WiMax 4G?

HTC continúa demostrando su gran espíritu innovador. En esta ocasión se trata de un nuevo dispositivo, conocido como HTC Supersonic, cuyos aspectos interesantes pasan, por un lado, porque parece que será el primer dispositivo con Android 3.0 integrado, y además porque dispondrá de banda ancha 4G, gracias a su chip WiMax, lo que le convierte en uno de los terminales más deseados a partir de ahora.

Según parece, HTC Supersonic A9292 comparte un aspecto similar a HTC HD2, pero además contará con estas dos características inéditas. Además de esto, contaría con una amplísima pantalla táctil de 4,3 pulgadas y la interfaz específicamente desarrollada por HTC para Android: HTC Sense.

De acuerdo con las informaciones que circulan por internet, el lanzamiento de HTC Supersonic A9292 podría estar ya muy próximo en los Estados Unidos, y el operador encargado de su comercialización sería Sprint (aunque la imagen que vemos, publicada por Boy Genius Report, aparezca bajo la red de T-Mobile).

Apple iPhone 4G, cada vez más real

Cuando el río suena, agua lleva. Desde hace tiempo se vienen comentando por internet múltiples informaciones acerca de un más que hipotético iPhone 4G, que vendría a mejorar las prestaciones que Apple ofrece con su actual modelo, iPhone 3G.

Entre estas informaciones, lo que parece claro es que una de las principales novedades será que el nuevo iPhone apostará por un procesador de doble núcleo (aunque algunos apuestan por un Snapdragon de Qualcomm, parece que tiene más papeletas el Cortex-A9), que le proporcionaría una inyección de rendimiento adicional. De confirmarse este hecho, Apple tendría un gran reto ante sí, sobre todo si recordamos los problemas de autonomía que atesoraban los iPhone de primera generación. En este sentido, si deciden apostar por procesadores de doble núcleo (más demandantes de energía), tendrán que asegurarse de que esto no incide negativamente en el tiempo de batería. De hecho, otro de los rumores indica que el nuevo dispositivo contaría con batería extraíble de forma sencilla por el usuario, lo que solventaría una de las preocupaciones actuales.

Otra de las funcionalidades que podría integrar el iPhone 4G sería una pantalla táctil OLED, más fina, con mayor contraste, ángulo de visión o brillo, lo que mejoraría todavía más la representación de imágenes, vídeos y de la interfaz en general. De ser esto cierto también habría que ver cómo afecta esto a la capacidad de respuesta a nivel táctil, ya que esta es una de las principales ventajas del modelo actual con respecto a cualquier terminal del mercado.  Además, el hecho de que sea más delgada obligará a los ingenieros de Apple a pensar en cómo protegerla más, ya que aumentaría su vulnerabilidad.

Por otra parte, también se espera una nueva versión del sistema operativo, iPhone OS 4, aunque poco se sabe sobre si debutaría a la vez que el iPhone o sus posibles funcionalidades.

Además de esto, otros dan por hecho que el próximo iPhone contará con chip RFID, así como una cámara de 5 megapíxeles con flash LED y posibilidad de realizar videoconferencias, entre otros.

En definitiva, rumores o pensamientos en voz alta de algunos usuarios actuales del iPhone, pero lo que sí parece claro es que cuando el río suena, agua lleva.

El Google Phone será más caro si se compra fuera de EEUU

Cuando todavía no ha sido presentado oficialmente al mercado, Nexus One ya está levantándo polémica. Y es que, a pesar de que el lanzamiento mundial se producirá mañañana, día 5 de enero, lo cierto es que ya se conocen prácticamente todos los detalles del terminal.

En este caso, la polémica viene debido a que, según de anuncia desde ZDNet, el precio de Nexus One será más caro si se compra fuera de las fronteras norteamericanas. Esta medida pretende evitar la compra masiva por parte de ciertos países que se podrían beneficiar del cambio de sus monedas con respecto al dólar (como es el caso del euro). En este sentido, ya se han publicado incluso las hipotéticas tarifas extra que tendrán que asumir los compradores de Nexus One en diferentes países.

No obstante, además de esto hemos de recordar que, al menos por el momento, como no hay ningún operador que haya adquirido los derechos de distribución de Nexus One en España, el terminal únicamente podrá ser adquirido en su modalidad libre, cuyo precio asciende a 529 dólares (unos 370 euros). Por lo tanto, este precio, junto con la tasa nos dejaría una cifra de 470 euros, aproximadamente, a la que habría que sumar el transporte, lo que nos dejará una cifra en torno a los 500 euros.

Nexus One: 530 dólares libre (180 dólares con T-Mobile), el 5 de enero

Ya os lo anunciamos aquí hace escasas fechas, y parece que Google está cumpliendo con las previsiones. Ahora hemos conocido que Google está convocando a la prensa especializada para un evento que se celebrará el próximo 5 de enero en sus oficinas (Mountain View, California, EE.UU.), donde, presumiblemente, se hablará de Android.


No obstante, como anunciábamos hace varios días, este evento servirá para presentar en sociedad Nexus One, el primer terminar Google Phone (desarrollado por HTC).

De hecho, tanto es así que ya se conocen incluso los precios (y no son, para nada, económicos). Según parece, Nexus One se comercializará tanto libre (por 529,99 dólares) como con T-Mobile (179,99 dólares, previo contrato de 2 años de permanencia).

De esta forma, Google deja de ver los toros desde la barrera y, al igual que hicieron previamente otros (como la propia Apple o RIM con los Blackberry), entra a competir en el mercado de los Smartphones controlando tanto hardware (el dispositivo) como software (sistema operativo).

Lógicamente, otro de los beneficiados por este acuerdo es HTC, ya que se consolida como uno de los fabricantes más interesantes, ya que, después de empezar su andadura muy ligado a Microsoft y su plataforma Windows Mobile, posteriormente también apostó firmemente por Android (de hecho, los tres primeros terminales Android fueron fabricados por HTC), y ahora se encarga de hacer realidad las demandas de Google.

Acer tendrá seis teléfonos Android en 2010

Después de su reentrée en el mercado de los smartphone, Acer quiere posicionarse como uno de los fabricantes más importantes del mercado. Y para ello su estrategia se basa, sobre todo, en la amplitud de gama.


Después de que la compañía se volcara en Windows Mobile 6.5 justo después de su lanzamiento (apoyándolo con el lanzamiento de varios dispositivos basados en el sistema operativo de Microsoft), ya avisamos hace unos días que la estrategia para el próximo año era equilibrar la balanza, y por ello tiene previsto lanzar hasta seis nuevos modelos basados en Android, lo que posicionará a las dos plataformas como el eje estratégico de la compañía.

De acuerdo con la información desvelada por Roger Yuen, vicepresidente de la división de móviles de Acer, no sólo habrá más modelos basados en Android, sino que se repartirán entre las diferentes gamas de producto. En este sentido las informaciones apuntan a que, al menos, dos de estos modelos serán de muy bajo coste.

El único punto débil que, por el momento, atesora la compañía, es que no han llegado a acuerdos con operadores, lo que debilita enormemente sus aspiraciones. No obstante, es probable que a principios del próximo año Acer desvele acuerdos con operadores que le permitan aumentar considerablemente las ventas, y, con esto, coger una cifra significativa de cuota de mercado.